Comenzamos nueva edición de Cenas con Chispitas, y lo hacemos en el mismo lugar donde despedimos la anterior: Palacio del Limonar. 31 de octubre de 2019. Mientras otros se disfrazan para celebrar la noche de Halloween, nosotros contamos con Carlos González, Terapeuta en Vidas Pasadas. La cita lleva por título ‘Regresión’. 

Palacio del Limonar

Situado en Málaga, concretamente en El Limonar, Palacio del Limonar es un espacio para la celebración de eventos. Cuenta con 6 salones con diferentes capacidades en los que se pueden celebrar eventos de manera simultánea. Aunque no es muy conocido, Palacio del Limonar tiene cuatro suites independientes y desde su reciente remodelación, dispone también de una discoteca.

Nada más llegar llaman la atención sus más de 12 mil metros cuadrados de jardines y espacios abiertos, con una frondosa arboleda y una cuidada vegetación. El edificio guarda entre sus paredes más de un siglo de historia, ya que data de 1893. 

Desde hace unos meses está bajo la gestión de Marta Cañete y Patricia Sánchez. Expertas en bodas y eventos, cuentan con la oferta gastronómica de Quiliquá catering, donde los sabores y la presentación de los platos son los protagonistas. La profesionalidad y la excelencia son para el equipo de Palacio del Limonar el punto de partida en cada cita que acogen en el maravilloso edificio del siglo 19. 

Virginia Florista vuelve a ser la encargada una vez más de la decoración floral de las mesas de Cenas con Chispitas. Para esta ocasión eligió las calabazas como elemento principal, pero dotándolas de elegancia y estilo. 

La cita

Tratar un tema como la Terapia Regresiva puede no resultar apto para todo el mundo. Pero aún así, despertó una gran expectación y las plazas se ocuparon en poco más de 24 horas, quedando muchas personas en la lista de espera. 

Por delante teníamos varias horas para descubrir cómo acceder a la información que guarda nuestra alma sobre vidas pasadas y cómo a través de ellas sanar conflictos de nuestra actual vida. 

Partíamos de la base de que todos tenemos un alma que es eterna y que se va encarnando con el objetivo de perfeccionarse y vivir diferentes experiencias hasta alcanzar la total iluminación. Por eso la primera condición para asistir a esta cena, era hacerlo con la mente abierta, dejando atrás muchas creencias que nos han inculcado en el pasado. Creer o no creer, he ahí la cuestión. 

Entre los asistentes, algunos escépticos para los que este tema suponía una autentica novedad, pero también había otras personas que sí habían leído sobre la terapia regresiva e incluso experimentado alguna regresión en su vida.

Ana Cardiel, Femi Sánchez y Carlos González

Belén Callejón y Lourdes Porras

Gina Rodríguez, Belén Pérez y Helena Ariza

Jose Carlos Frías y Amelia Marín

Rosalía Cortés, Marta Cañete e Inmaculada García

Los asistentes fueron llegando, y antes de entrar al Salón Chimenea, donde se celebró este encuentro de Cenas con Chispitas, se posicionó como principal tema de conversación. Mil preguntas por hacerle a Carlos González y testimonios por compartir quedaban por delante. Instruidos o menos instruidos en el tema, Carlos acaparó la atención de todos. 

María Pura Pidal

Cristina Barroso

María José González

Lourdes Porras y Cuca de las Heras

La cena

Marta Cañete dio la bienvenida a los asistentes

Para la ocasión, Palacio del Limonar preparó una exquisita cena formada por: 

Porrusalda de hongos, Milhojas de manzana caramelizada, anguila y foie y Tataki de Presa Ibérica

Bullabesa de mariscos y salmonete

Lasaña de corzo con escabeche de miel y duele de setas y espinacas

Texturas de chocolate

El ponente: Carlos González

Carlos González es licenciado en Psicología por la Universidad de Málaga y cuenta con especializaciones como analista existencial y logoterapeuta. Es, además, Terapeuta en Vidas Pasadas formado por el Dr. José Luis Cabouli, y Terapeuta del Alma, entre otras especializaciones. 

Carlos González

El ponente es una persona comprometida con lo que hace y ha creado en estos últimos años un sistema propio de atención terapéutica basado en sus años de experiencia y en sus estudios académicos y no académicos. Cree firmemente que la verdad es lo único que sana y que su puesta en práctica (“real-ización”) es lo único que permite a la persona de verdad cambiar aquello que le impide ser ella misma.

Tres cosas son necesarias, como mínimo, en esta vida en el planeta Tierra para cambiar de verdad: consciencia (saber exactamente qué es lo que deseo cambiar), sentirlo en tu cuerpo de ahora (aunque la experiencia pueda corresponder a una etapa anterior en otro cuerpo) y, por último, realizar un cambio de hábitos.

Gracias Carlos por compartir con nosotros tu experiencia y sabiduría.

Regresión

Carlos González se caracteriza por su sencillez y humildad, sabe que aunque lleva toda su vida formándose, está aquí para seguir aprendiendo. Además de ofrecer consultas individualizadas, también organiza talleres grupales y es formador en Terapia Regresiva. Tras muchos años ejerciendo en Cártama, recientemente ha abierto un nuevo espacio en Málaga, Centro Atma. 

Temas como este, con una fuerte carga espiritual, están cada vez más extendidos en una sociedad que busca respuestas y que no las ha encontrado en el bienestar material ni en lo que ha aprendido en las clases de religión. Frente al materialismo y la velocidad del mundo en el que vivimos, hay un regreso a nuestra esencia, a nuestro interior, a eso que no podemos tocar pero sabemos que está ahí. 

Carlos González despertó otras inquietudes a través de su hermano Paco. Reconoce que él fue su primer maestro en la vida. Hace 11 años y tras dedicarse durante una larga temporada al Reiki, se formó en Terapia Regresiva con el Dr. José Luis Cabouli. 

Más allá de creer o no creer, Carlos experimentó los efectos de la terapia regresiva, y para ello tuvo que dejar a un lado su mente controladora, como la mayoría de nosotros. Fue así como descubrió que a través de la Terapia Regresiva se podía llegar directamente al origen del conflicto y encontrar un solución más rápida y eficaz que otro tipo de terapias mucho más largas y costosas. 

Carlos considera que no siempre se está preparado para experimentar una terapia regresiva y por eso ha creado para sus pacientes un protocolo. Primero le pide a la persona interesada que vea varios vídeos en YouTube en los que explica diferentes aspectos. Si la persona quiere hacerla, deberá contestar una amplia entrevista que ya en sí supone hacer un ejercicio terapéutico y de instrospección sobre situaciones que hemos vivido y que han podido resultar determinantes o traumáticas. Esa entrevista le sirve a él para guiar en su momento la sesión y tratar los temas más importantes que nos estén pudiendo afectar, pero también para evaluar si la persona está realmente preparada para someterse a una terapia regresiva. Según afirmó varias veces durante el encuentro, no es aconsejable hacerlo solo por curiosidad, y por eso es importante la evaluación previa.

Carlos González no utiliza la hipnosis, prefiere que el paciente esté consciente para que pueda recordar lo vivido y así le ayude a sanar sin la intervención del terapeuta. Graba toda la sesión para que esa persona la pueda volver a escuchar en otro momento e interpretar de otra forma lo que ha vivido. Carlos, durante la sesión, busca que sus pacientes entren en conciencia expandida a través de la relajación natural y siguiendo las instrucciones del terapeuta. 

González también ha incorporado hace dos años la radiestesia para testar a los pacientes y entrar en contacto con sus vibraciones concienciales, aunque el paciente no sea consciente de ello. La conciencia, nuestro ‘yo superior’, puede dar más información de la que tenemos nosotros. Carlos asegura que todo hay que usarlo con mucho respeto y prudencia al paciente. Este paso previo a la regresión sirve también para que las personas muy mentales entiendan que hay cosas que escapan a nuestro control pero que son reales. En la sobremesa hizo una demostración sobre cómo funcionan estas varillas y la información tan importante que pueden revelar, lo cual suscitó un gran interés por parte de todos los asistentes. 

Mariano Barroso y María Pura Pidal

Esther Ruíz

Durante la sesión de regresión, el terapeuta acompaña al paciente enfocándolo hacia el origen en vidas pasadas o a momentos de esta que tiene bloqueados y que es donde se encuentra el origen de eso que no le permite avanzar o que provoca el conflicto.

La imaginación es una parte fundamental y un vehículo para llegar a algo que forma parte de nuestra realidad que no percibimos a través de los sentidos. Los órganos no están preparados para captar más allá de lo material. “Es imposible imaginar algo que no conozco”, afirmó González. “He podido comprobar que la imaginación es uno de los lenguajes preferidos del alma, de la conciencia superior para manifestarse ante nosotros, junto con los sueños. Hay una realidad que no es perceptible con nuestros órganos de percepción. No pensemos que lo imaginado es irreal”, continúo.

Tras una terapia regresiva, el paciente experimentará cambios si se hace responsable de ello: “La terapia regresiva sirve para hacer consciente lo inconsciente. Te permite volver a vivir algo que hay que volver a sentir y vivir que tiene relación directa con algo que la persona no ha integrado. Las personas que llegan a mi normalmente vienen de hacer muchas terapias y no terminan de sanar y por eso vienen a mi consulta”. 

Cada sesión es personalizada y adaptada al paciente y las necesidades que se perciben en la entrevista previa. Después, hay quien se abre más o menos; y ahí es cuando Carlos debe emplear diferentes fórmulas para que la persona entre en la experiencia. 

El ponente hizo especial hincapié en que si nos sometemos a una terapia regresiva lo hagamos con una persona experimentada y bien formada y nos aconsejó tener mucho cuidado con quién es la persona que guía la regresión. 

“La persona en la regresión vive algo que no estaba en su paradigma mental, y lo siente, y aunque la mente se lo quiera negar, al final termina por aceptarlo. Se te abre la perspectiva y has podido vivir una experiencia que te muestra que has podido habitar otro cuerpo, y eso necesita tiempo para integrarlo. Experiencias de esa vida tienen similitud con cosas que estás viviendo en esta vida. Te das cuenta que cosas de esa vida te siguen afectando en esta y te obligan a hacer cosas que ya no querrías estar haciendo y sientes cosas que te gustaría no estar sintiendo. Te limitan en tu vida actual. Se produce una comprensión de que lo que te está condicionando en esta vida es una experiencia de la que tú no tenías consciencia y pertenece a una etapa anterior en la que estabas en otro cuerpo o estabas en la barriga de tu madre o eras un niño. Eso cambia la persona”, así resumió muy brevemente las claves de la terapia regresiva. 

Ya en la mesa llegaron más preguntas, más respuestas y el compartir experiencias vividas por los asistentes. Quedaron muchas cuestiones por formularle y hay quien no entendió mucho de lo que se habló. Para otros fue una auténtica revelación y la apertura a una nueva posibilidad de sanar el alma y el cuerpo. 

Antonio Mata y Cuca de las Heras

Pero esa parte de Cenas con Chispitas siempre se queda para aquellos que participan en ellas. 

Entregamos su Chispita de recuerdo a Carlos González

Tras la cena, en una noche que resultó primaveral, Carlos González siguió compartiendo sus aprendizajes con nosotros y nos mostró cómo funcionan las varillas de las que nos había hablado durante la entrevista. 

Palacio del Limonar nos volvió a confirmar que es un lugar ideal para celebrar eventos donde se crea y fluye una energía muy especial.

Sin duda, la apertura de esta nueva edición de Cenas con Chispitas puso sobre la mesa un tema que suscita cada vez más interés en la sociedad. Prueba de ello fue que las entradas se agotaron en poco más de 24 horas y que teníamos lista de espera por si alguien fallaba a última hora. Pero no fue así y todos los asistentes llegaron a Palacio del Limonar con la mente abierta y muchas ganas de disfrutar de una velada de Halloween diferente. Así que para todos aquellos que no pudieron acompañarnos o que quieran indagar más sobre regresiones, Carlos González impartirá un taller de Introducción en Terapias Regresivas con prácticas reales el próximo sábado 16 de noviembre en el Centro Atma. Para más información y reserva de plazas, en el teléfono 616485958. 

Agradecimientos

Próximas cenas cenasconchispitas.com 

Redacción: Ana Porras y Elena Cabeza

Fotografía: Jesús Mármol

Anfitrión: Palacio del Limonar

Cena: Quilicuá Catering &Deco

Decoración floral: Virginia Florista

Instagram:Cenas con Chispitas

Telegram: Síguenos y no te pierdas nada

Si quieres contactar con Carlos González AQUÍ tenéis el enlace a su página web. 

Para estar informado de la próxima programación de Cenas con Chispitas puedes acceder a la web AQUÍ y darte de alta para recibir nuestra newsletter. 

El vídeo de la cena